martes, 22 de marzo de 2011

Francamente querida, me importa un bledo


Muchas veces me he preguntado el por qué del acumular. Por qué me gusta tanto guardar cosas inservibles, recuerdos de otros años, fotografías, objetos que pertenecieron a algún familiar, recortes, vídeos ... mil cosas que atesoro como si entre todos ellos formaran un cuerpo físico que andará solo, sin mí. Si alguien se dedicara a recoger todos mis objetos y ordenarlos cronológicamente probablemente podría hacer una biografía bastante acertada de mi mismo.
Si, antes de que alguno diga en sus comentarios que acumular no sirve para nada, yo le digo que tiene razón pero cada uno tiene sus fetiches y a mí me cuesta mucho tirar cosas que me recuerdan algo o que tienen un valor sentimental importante ( muchas otras van a al basura...)
A lo largo de la vida acumulamos también personas, a las que también me cuesta tirar a la basura, seres que pasan por nuestra vida y de los que me pregunto si habremos dejado alguna huella por pequeña que sea, que opinión les habremos causado, como nos recordaran (si es que los hacen) cuando transcurridos unos años nosotros nos hayamos convertido en un objeto más para ellos: compañeros del colegio, de trabajo, primos hermanos que vimos en el último entierro o la ultima boda. Siempre he llevado como lema y he recalcado a los recién conocidos que cuando una persona entra en mi vida, por mi parte siempre entra para quedarse; es cosa de cada uno marcharse... algo que por cierto ocurre con frecuencia.
A lo largo de la vida, acumulamos ilusiones que se van transformando en otras. Proyectos cumplidos y siempre pendientes de realizar. Viajes que no llegan y otros que dejan decenas de fotografias ... Amores que se trasladan a otras personas.
Pasamos por diferentes hogares, casas que convertimos en nuestro mundo para luego vender y trasladarnos a otros mundos (yo eso lo hago hasta en la misma casa, dispongo de diferentes mundos donde instalarme)
¿Con cuantas personas compartimos cama?¿A cuantas deseamos durante un espacio de tiempo?¿De cuantas nos enamoramos?
Y yo ahora me pregunto ¿cuando nosotros nos marchemos de este mundo, que huella habremos dejado en las personas que nos recuerden?¿Que pasará con todos los objetos? ¿quien volverá a mirar las fotografías y heredará nuestra casa? Cuando nosotros nos marchemos ¿que opinión tendrán de nuestra vida los que aquí se queden?
Yo, que tantas veces me equivoqué sobre mi mismo, que tan bueno me vi. Yo que me creí fiel a mi verdad, que empecé a cuestionarme las cosas cuando los demás me las preguntaron. Yo, que creí que maduraría, que pensé que el mundo era un espacio luminoso y amplio donde tropezarnos con gente interesante.
Yo, que ya lo he conseguido, que ya tengo mi universo tontamente universal, me pregunto, ¿quien se acordará de nosotros cuando hayamos muerto? ¿Quien recordará nuestras risas y atesorara los objetos que nosotros guardamos con tanto interés? ...
Y, como dijo hace poco la grandísima Sara Montiel cuando le preguntaron que qué opinión quedará de ella y con todo su glamour contestó "a mí me importa un bledo, yo no me voy a enterar".
No puedo mas que suscribir sus palabras; ¿que pasara con mis cosas?¿quien heredara mis bienes? ¿como me recordaran.... ? Sólo me cabe decir: "francamente querida, me importa un bledo, yo no me voy a enterar ..."

24 comentarios:

  1. Totalmente cierto, aunque me preocupa eso de que demasiada gente decida sacarte de sus vidas. ¿Los torturas? ¿Manifiestas abiertamente que la Esteban debería tener un programa en la 2, y ellos en su estupor deciden abandonarte?

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. He ayudado en ese proceso. ¿A quién le importan mis secretos, mis fotos, mis escritos...? Los eliminé todos una tarde. Los físicos fueron al cubo de las basuras. Los psíquicos en e cerebro quedan.

    ResponderEliminar
  3. Yo a veces también me he hecho muchas de las preguntas que has escrito, y también soy de las que guarda todo aquello que para mi tiene un significado especial o me recuerda algo o alguien que en algún momento dado me hizo sentir bien. Y me gusta al cabo de un tiempo abrir la caja donde voy guardando todas y cada una de esas cosas, y ver como yo con el tiempo he ido cambiando en según qué cosas y en las que me he mantenido igual; me ayuda a saber quien soy.

    Un besote^^

    ResponderEliminar
  4. yo soy igual, colecciono papeles, envoltorios, sueños, besos, risas, momentos... pero cuando la etapa que representaban esas cosas termina, yo desecho todo, es decir solo los guardo mientras representan algo para mi.

    Me pasa igual, a veces me pregunto que quedara de mi, de ahora en adelante no me preocupare por eso, sino por tratar de hacer cosas de provecho aquí y ahora

    ResponderEliminar
  5. Partiendo de una extraña base católica y un raciocinio de ciencias, yo creo que, una vez te mueres, pues te mueres y se ha acabado todo, efectivamente, Sara no se enterará de lo que ocurrirá cuando no esté, y sin embargo, seguro que ahora mismo le importaría que la gente, ya sea con ella en vida o no, tuviese un buen recuerdo, una palabra amable sobre ella... a mi es lo que me gusta... y no siempre lo consigo... claro que, todavía estoy vivo, creo. Cuando yo no esté quiero que mi recuerdo no se vaya en dos días, pues, a fin de cuentas, lo único que queda de alguien cuando se muere, es eso, sus recuerdos (los físicos y los no físicos). ¡Qué trascendental estás!

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  6. Acabo de leer una entrada muy parecida de una bloggera que reflexionaba sobre cómo se nos recordará cuando abandonemos el mundo. Es una reflexión a la que yo, por ahora, no quiero llegar. Pero si es cierto, que cada persona que acumulas en tu vida, re recordará en algun momento de la suya y de alguna manera. 100% seguro
    Besitos
    Cita

    ResponderEliminar
  7. Lo cierto es que poco importa el que nos preguntamos cómo pensarán los demás de nosotros y hasta cuándo, cuando ya no estemos. Yo no lo voy a saber, entonces ¿para qué voy a gastar energía en hacerme esas preguntas? Casi prefiero saber qué piensan de mi ahora, que estoy aquí :)

    En cuanto al acumular... Es normal que nos aferremos a ciertas cosas. Para mi esas cosas son parte de mi y si prescindiera de ellas sería como tirar una parte de mi misma. No. No pienso tirar mis pocas cosas que me hacen feliz. Ya se encargarán otros de hacerlo por mi, cuando ya no esté.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué estupendo panel, JFL! Me ha encantado leerlo, porque muchas veces me paro a pensar sobre esas mismas preguntas.
    ¡Qué bien expresada la finitud, la sensación de final, del todo acaba!
    ¿Cómo responder esas preguntas? Quizás ahí está el Carpe Diem, sanamente entendido.
    O la respuesta que tu ofreces, que es la conclusión a la que yo llego igualmente cuando me paro a pensar sobre mis cosas infinitas que más aprecio.
    Definitivamente, a veces hago un esfuerzo claro de desprendimiento. Es difícil... pero creo que el camino es no aferrarse ciegamente a ninguna cosa material.
    Eso sí, hay valores a los cuales uno siempre tiene que estar aferrado: la verdadera amistad, cariño, amor... eso... eso... nos lo llevamos siempre con nosotros. También al más allá.

    Besos, FFL... ¡qué buen panel! ¡hacía tiempo que no leía algo tan bueno!

    ResponderEliminar
  9. mientras viva claro está que acumularé... no lo puedo remediar
    ...otra cosa es que cuando me vaya yo todo esto efectivamente no me importará nada

    excelente el texto... como dice Angel, de lo mejor que he leido ultimamente
    besos

    ResponderEliminar
  10. Lo importante siempre es lo que uno piense de si mismo.
    Lo que pasará cuando no estemos como tu dices ya no nos afectará.
    Me ha gustado mucho este post, buenas reflexiones como siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues lo almaceno todo, soy de aquellas que todo tiene algun significado por lo tanto siempre es bueno tenerlo, puede ser que algun dia me guste recordar detalles que se me hayan olvidado.
    Primavera

    ResponderEliminar
  12. Yo la verdad, cada vez guardo menos recuerdos. Siempre pensando en el pasado y en el futuro y no me entero del presente...y es algo que quiero cambiar. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. ja Yo hace poco tuve que comprar ya unas cajas para empezar a guardar cosas. Lo malo no es toda esa basura que guardamos en formato físico, lo malo es la que guardamos en esos cajones de la mente que, esos si, son mas dificiles de hacer limpieza.

    Y desde luego, si que a veces piensa en quién o cómo recibirán tus cosas el que las herede, sean hijos sobrinos o lo que sea, que lo primero que harán es tirar la mitad de las cosas, pero como tu dices, no te vas a enterar... Es lo mismo qe digo yo siempre cuando digo que si me muero a mi que me tiren en una cuneta, que me da igual, jaaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  14. Al igual que tu, durante largo tiempo en mi vida acumulaba cosas, incluso gente. Pero hubo un antes y un después que no sabría precisar. De repente mi afán acumulativo se convirtió en todo lo contrario.
    Ya ni me preocupo por meter papeles en el bolsillo, las entradas de ese concierto de Madonna, esas entradas de la opera que tanto costaron encontrar, ya no se guardan en esa caja que tengo en el altillo del armario.
    Esas fotos de el viaje a París, nueva York o Kenya, reposan en la memoria del ordenador que ya no funciona y está en el trastero.
    Así poco a poco me he ido desprendiendo incluso de amantes que ya no amas ni llamas, de ropa que no te sirve....
    ¿será cosa de la edad? quizás es que me volví demasiado practico.

    ResponderEliminar
  15. jajajajaja, eso mismo te iba a decir, lo que has dicho al final. Qué más da... Mientras se preocupen por nosotros mientras estemos vivos me conformo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  16. Uh, será que eres tauro?

    abrazos,
    Romek

    ResponderEliminar
  17. Frse final explicita y genial amigo mio, conservamos las cosas por el sentimiento de pertenencia, pero te digo que a lo largo de la vida, desecharas bastante, y finalmente solo te quedaras las que atesores en el oscuro desván de tu memoria.
    Buena semana querido.
    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Christian: Jaja. Bueno manifiesto abiertamente muchas cosas, no hay más que ver el blog, pero no es por eso, mas bien se trata de la frivolidad del otro u otra..
    Stultifer: Cierto que conviene de vez en cuando formatear, pero ese es un proceso que ya he realizado en varias ocasiones. La vida es demasiado bonita como para olvidar ni un solo instante.
    Morland: Ahí, lo has dado en el clavo. No suelo mirar mucho para atrás, no vaya a ser que me tropiece, pero de vez en cuando si, me siento y recuerdo lo que soy para no olvidarme de mi.
    Didii: el presente es lo mas cierto que tenemos. Ni el pasado ni el futuro pueden ofrecernos mucho. Los pies aquí, pero con pasos adelante y otros para atrás.
    Pimpf: Estoy seguro, que nuestro recuerdo, dentro de muchiiiisimos años, cuando ya no estemos, permanecerá durante otros muchiiisimos años.
    Cita: Pues eso espero. Si quiero que alguien me recuerde con una sonrisa.
    Mari Carmen: Realidad absoluta. Bueno, yo gasto demasiado tiempo y energía en reflexionar, pero es que sino no sería yo.
    Angel: Muchas gracias Angel, por tus palabras. Intento plasmar lo que siento en el momento de escribirlas. A veces ese sentimiento no dura mas allá de una horas.
    Adrianos: Igual que a Angel, gracias. Gracias por leerme, por que el único fin de escribir un blog es expresarme y que esto llegue al que lo lee.
    Bolboteira: Dejar una huella nos importa, seguro. Pero enterarnos de ello, es lo que no sabemos.
    José Luís: Mi amigo. Nunca dejamos de pensar en el pasado ni en el presente. Es algo inevitables, aunque como bien dices el presente es lo único cierto.
    Thiago: Al final llegamos a la misma conclusión, tal vez por que no queda otra.
    Manuel: Yo intento volverme practico una y otra vez, sacar mi lado mas frívolo, pero luego como soy como soy, acabo navegando del negro al gris una y otra vez.
    Cris: Que se preocupen en vida, es cierto. Eso es mejor.
    Romeck: pues no, soy sagitario.
    Eurice: Tengo el desván llenito de cosas de las que seguro conservaré muchas … Besos querida!

    ResponderEliminar
  19. Vaya, coincido con tu lema: « cuando una persona entra en mi vida, por mi parte siempre entra para quedarse; es cosa de cada uno marcharse...» salvo si son novios pelmas, jajaaj
    Leì un libro sobre este tema: «Breve historia de los que ya no estàn» estaba bien pensado. Los muertos iban a parar a una misma ciudad, hasta que desapareciese la ùltima persona en la tierra que les recordase.
    Desde luego, las cosas materiales no te las vas a llevar al otro mundo, asìque, sì, mejor que te importe un bledo, como a la Montiel, jejeje.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  20. La frase de Sara Montiel es genial. No sé quien dijo eso de que hagas lo que hagas en la vida, cuando mueras te recordarán por un anécdota. Una vez visité de niño a una tía abuela, ya anciana, que me enseñó una vajilla que guardaba muy orgullosa y que había pertenecido a su abuela. Vamos, que esos platos eran como mínimo del siglo XIX. La cosa es que de esa tía abuela no recuerdo más que esa anécdota, y que era muy cariñosa. Y creo que el mejor recuerdo que podemos dejar es el amor que hemos dado, que ése ni amarillea ni se rompe en el corazón de los seres que hemos amado. Me ha gustado mucho tu reflexión, es buenísima. Besos.

    ResponderEliminar
  21. A mí me pasa igual. Acuulo un montón de cosas y ante la duda no las tiro. Debe ser que uno es su propio recuerdo, que los recuerdos nos constituyen, que son parte nuestra y no tener eso que acumulamos tal vez sea una forma de morir que pretendemos evitar.

    Un gusto entrar aquí.

    ResponderEliminar
  22. Inevitablemente el tiempo pasa... en ese rotar de las manillas del reloj vamos dejando atrás tantas cosas, algunas tan bellas que nos han echo reír y amar, otras tan duras que nos han echo llorar aún pasados muchos, quizás demasiados años y que todavía seguimos llorando al recordarlo. Creo que los recortes son tan importantes. Todo se hereda si eres merecedor de ello, acaso tu madre no te ha contado historias de cuando ella era pequeña en las que menta a sus padres(los abuelos a los que tú no has conocido) y a través de esas historias has aprendido a quererlos y a guardar la petaca de tabaco del abuelo, y esas sabanas de hilo bordadas por la abuela y que nunca pondrás en tu cama, o como yo la bandera de España con sus franja cosidas burdamente que colgaban en el balcón en Semana Santa. Esos amantes que han pasado por mi vida en mis años de soltería, todos ellos me hacen tener una sonrisa de ternura, incluso alguno al recordarlo siento un escalofrío de placer que nace en la boca del estomago y llega hasta los pelillos de la nunca, todo es importante. Yo estoy segurisima que ya tienes dos personillas pequeñas que con el paso del tiempo heredaran tus fotos, tus recuerdos, tus anécdotas, tus recortes y tu sabiduría y gracias a todos esos trastos tan físicos como psicológicos conformaran sus vidas... Un placer leerte. Besos

    ResponderEliminar
  23. Kashtanka: Es un lema en desuso. Hoy en día creo que se lleva mas lo de usar y tirar, incluso en las personas.
    Rober: Tienes mucha razón. Sobre todo las personas a las que conocemos poco, luego solo quedan anécdotas, pero a los que conocemos mucho, como bien dices, queda el amor que hayamos sido capaces de dar. Gracias por leerme.
    Adrianofanes: Los objetos pueden llegar a ser un recuerdo materializado, y eso no esta mal. Lo de morir no es algo que me preocupe en exceso siempre y cuando me haya dado tiempo ha hacer todo lo que quiero …
    Roseterete: La vida se puede ver de dos formas, viendo como pasa el tiempo y no lo podemos parar o disfrutando de lo vivido y de los que nos queda. Por desgracias muchas vamos alternando una y otra. Hoy escuche una frase en la radio que decía que hay personas que están muertas muchos años y ellas no lo saben, hasta que un día despiertan de golpe y se dan cuenta del tiempo perdido.
    Siempre que no nos anclemos al pasado, recordarlo es un buen ejercicio. Los objetos de los que hablas … Ya sabes todo o que hay en mi casa: el reloj de la tía, sus fotos, los butacones de la abuela …Es como si tuvieran un pasado como las personas, por eso me gustan.
    Esas dos personillas son un trocito de uno mismo en ellos, así que por mucho que marchemos de este mundo algo grande quedara aquí en ellos.

    ResponderEliminar
  24. LO QUE IMPORTA ES LO QUE DAS Y RECIBRE EN VIDA, UNA VEZ QUE TE HAS IDO¿QUE MAS DA? YO TAMBIEN COLECCIONO RECUERDOS.
    SALUDOS

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...