jueves, 30 de septiembre de 2010

Etiquetándonos


En este mundo no hay nada más difícil que conseguir que alguien cambie de opinión. Incluso uno mismo esta anclado a una opinión, a unos conocimientos adquiridos y a una costumbre que imposibilita que ante fuentes distintas de conocimiento, nuestras opiniones y creencias varíen un ápice de su anclaje habitual.¿Por qué digo esto?. La idea la he tenido siempre, pero ayer, durante la jornada de huelga y tras revisar varios blogs y artículos de opinión de diferentes periódicos, me percaté de como defendemos con uñas y dientes nuestros ideales más profundos. El que es de derechas ya puede recibir la información que sea que seguirá defendiendo su opción política como la mejor. El que se auto denomina de izquierdas, ya puede vivir como un capitalista o ser pisoteado por su político fetiche, que seguirá buscando y sesgando la información para reafirmarse en sus convicciones.
¿Por qué no hablar de religión? En la película "The Body", cuando Antonio Banderas se niega a creer que el esqueleto hallado pueda ser del propio Jesucristo, y sufre por que si se demostrara todos los cimientos de la cristiandad caerían por los suelos, alguien le dice: "No sufras, no hay nada más difícil en este mundo que hacer cambiar a un hombre de opinión. Aunque científicamente se demuestre que estos huesos pertenecieron al propio Jesucristo, la fe les diría a los hombres que no, y ellos lo creerían."
Cuando alguien se aferra a sus ideales, muchas personas lo ven como un acto de fortaleza, de seguridad en si mismo: esto creo y de aquí no me apeo. Es un señor con fuertes convicciones, piensan.Sin embargo yo, el tío más relativo que existe, el que más cuestiona cualquier cosa, siempre encuentra un pero. A pesar de admirar profundamente y respetar a aquel que claramente se manifiesta, sin ápice de duda, de derechas o izquierdas, creyente empedernido o ateo total y que pisa seguro sobre cuanto ha aprendido en la vida, a mi no me gustaría encontrar ese punto en el que dejara de cuestionarme las cosas, en el que dejara de preguntarme ¿por qué me cuelgo esta etiqueta? ¿por qué doy por cierto mi idea sin pensar en lo que los demás pueden aportarme? ¿Por qué me cierro en banda a escuchar otras opiniones o puntos de vista? ¿Acaso me creo en posesión de la verdad? Así que aquí tienen a uno que cuando critican a la iglesia la defiende por que cientos de voluntarios y misioneros llevan haciendo grandes obras de caridad durante muchos tiempo y ellos son iglesia. Que cuando la defienden, la critica, porque un día fueron inquisidores y las altas esferas tienen de buenos y de pobres lo que yo de musulmán. Aquí tienen a alguien que coincide con las políticas del centro-derecha ( no de derechas) porque nos guste o no nos guste vivimos un mundo capitalista y mejor mirarlo de frente que pasarnos la eternidad pensando que podemos cambiarlo. Que defiende las ideas del centro- izquierdas ( que no de la izquierda) por que su estilo de vida y sus ideales coinciden más con la izquierda que con la derecha.
Aquí tienen ustedes, a un hombre que se cuestiona todo, sin dar nada por cierto, y que además pretende seguir así. Sin etiquetas, pero con muchas ideas., que en vez de tomar la linea recta para llegar al final, prefiere perderse por todos y cada uno de los recovecos previamente llevando tan solo como guia la bondad, la belleza y la verdad... y esta es tan relativa...

8 comentarios:

  1. Uhmm, hombre, yo hoy me siento aludido por tu post, y no sé por qué ¿eh? Que a lo mejor luego la cosa no va conmigo. Pero ya he notado retintín con eso de "el que se autodenomina de izquierdas", ya que al de derechas se le denomina desde fuera. Yo no soy un cerebro plano, yo me cuestiono siempre muchas cosas, he llegado a la conclusión de que soy católico a mi manera, leo el Evangelio y me gusta lo que leo y lo interpreto a mi manera, y cuando voy a misa (cada vez más de vez en cuando) escucho y me quedo con aquello que pueda decir el cura en la homilía y que más esté de acuerdo con lo que pienso, y luego elimino de mi mente aquello que no me gusta, la Iglesia con la que no estoy de acuerdo. Yo como católico no puedo estar a favor de una panda de pedófilos, pero si de aquello de "amarse los unos a los otros como yo os he amado". En política ocurre lo mismo. Soy de izquierdas, me autodenomino y me denominan, y pertenezco al PSOE, ¿quiere decir esto que no debo cuestionarme nada? Aquí te equivocas. He sido el primero en criticar la subida del IVA, no lo veo progresivo y yo creo en la progresividad en los impuestos, pero la acepto (siempre hay tiempo para bajarlo cuando toque, si toca). No estoy contento con la Reforma Laboral pero entiendo que es un momento delicado y hay que apretar el cinturón. En mi agrupación local no recibimos órdenes de arriba, nos reunimos y cada semana tratamos los temas de mi pueblo, estamos en la oposición, analizamos como deberíamos hacer las cosas, opinamos sobre lo que nos parece bien y nos parece mal, estamos en un continuo de cuestionarnos todo y aprender unos de otros, desde los que son más de izquierdas a los que son menos, siempre escuchando. Luego, cuando vierto una opinión lo hago desde mi punto de vista, que puede ser más o menos cierto, y siempre comprenderé al que sea contrario a mis ideas, pero tendré que darle un argumento (que normalmente no suele convencer, como el que me dan a mi y normalmente no me convence) que yo me paro a leer, luego atiendo a lo que me dicen, y pongo en duda lo que yo pienso y lo que piensa el otro, por que una cosa está clara ¿Quién tiene la verdad absoluta? ¿Quién dice que cuestionarse todo sea siempre lo correcto? ¿Qué es mejor? ¿la derecha? ¿la izquierda? ¿el centro? ¿Por qué? Lo único que tengo claro es que ideales hay que tener en esta vida, sean unos u otros, si hasta cualquier descerebrado futbolero se posiciona al ver un partido de fútbol independientemente de que sea un partido de su equipo o no ¿Por qué?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  2. Me parece un post inteligente y bien pensado, tienes muchisima razón en todo lo que dices. Hay una cosa que añadería y es que muchas veces somos victimas de etiquetas y clichés que nos pone la gente que no nos conoce. Etiquetamos a la gente por su aspecto y eso no es bueno ni inteligente, a mi ese refran que dice"dimes con quien vas y te diré quien eres" la verdad que no me parece absoluto.
    Muy buena tu reflexión. saludos.

    ResponderEliminar
  3. Leí el post ayer y desde que lo hice me ha dado mucho que pensar.Son muchos los temas a los que te refieres y todos de mucha complejidad, no obstante, estoy contigo en la conclusión que se desprende de tus interesantes argumentos.
    El hecho de autoetiquetarnos, comporta muchas veces que no tengamos en cuenta los argumentos opuestos y que no hagamos autocrítica, posicionándonos en una actitud dogmática que no nos permite valorar el polo positivo de las tesis contrarias. En psicología del razonamiento se le denomina "sesgo de confimación", sólo atendemos a aquellos que confirman nuestras propias ideas o creencias ignorando todas las demás.

    ResponderEliminar
  4. Trato de entender tus argumentos, aunque solo capte el mensaje.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, cari... creo que toda la argumentación falla por una de las tres patas: la bondad y la belleza pueden ser relativas; la verdad nunca es relativa, lo diga Einstein o lo diga sandiós. Verdad solo hay una, aunque pueda haber muchos caminos para encontrarla.

    No sé. A mi tú postura no me parece bien del todo, me parece poco comprometida, un poco facilona, si te digo la verdad. Claro que siempre se encuentra argumentos para demostrar la exitencia de dios o la bondad de la iglesia o para lo contrario. Pero tampoco se puede navegar eternamente en un continuo aceptar todo o, por el contrario, negar todo. Por eso me parece tan mal el que protesta siempre como el que no se moja.

    Y aunque se puede ser de derechas igual que de izauierdas, que el mundo sea hoy capitalismo duro y puro no igual los presupuestos éticos de unos y otros. Pq llevando tu razonamiento al absurdo tanto equilibrio podría haber entonces en sostener las posturas mas radicales tanto de los nazis como de los grupos terroistas de izquierda revolucionario.

    Yo puedo entender algunos argumentos, puedo navegar en un mar de dudas, puedo comprender lo bueno de unos y otros, pero en lo más íntimo de mi ser, tengo una opinión. Retomando el ejemplo de los misioneros, yo sé que hay gente que hace una buena labor pero ¿la hace como misionero o como persona? Tb. sé que no todos los eclesiasticos son pederastas, seguro!. Pero todo ello, no me impide ver la VERDAD de que la iglesia es un aparato ideologico represor y fomentador de la mentira y el poder. Y claro que en eso no me va a hacer cambiar ni el padre Ferrer ni aquellos curas obreros de cuando franco.

    No sé si me he explicado bien, jaaaj Pero lo he intentado, y como tú dices que aceptas y comprendes todos los argumentos epsero que seas indulgente con el mio, jaajaj

    Bezos.

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor me meto en camina de once varas, pero bueno. No te has dado cuenta que muchas veces los que nos planteamos las cosas, lo que le damos vueltas a nuestro pensamiento, los que somos más abiertos a escuchar y recoocer nuevas ideas, somos los mismos? Siempre decimos que no nos dejamos llevar por la intransigencia y por el pensamiento unico, porque en definitiva es así, pero, ¿el resto lo hace? Yo creo que no, y de algun modo nos justificamos un poco y decimos todo esto.

    Muchas veces nos plantamos delante de la gente diciendo que no somos cerrados, que nosotros abrimos los ojos y los oidos a nuevas cosas, pero al final, solo lo hacemos nosotros y no el resto.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  7. Pimpf: Es normal que te sientas aludido. Es cierto que tu post del dia de la huelga general inspiró este, pero no es un escrito pensando en ti, o una contestación a tu post. Estoy de acuerdo en todo lo que escribes y cuando llegas a las paréntesis donde dices “que normalmente no suele convencer y no me convence” es donde das en el clavo de mi post.
    Esta claro que todos tenemos una idea general de las cosas y unos ideales arraigados. El uno tema que yo cuestiono aquí es porque no nos convencen nunca las ideas de los demás. Como bien dices té ¿Quién tiene la verdad absoluta?¿Quién dice que cuestionarse todo sea lo acertado?. Yo desde luego no la tengo. Con lo cual esto es solo una opinion, que vale lo mismo que cualquier otra. Y que puede ser mas o menos acertada de pende de quien a lea.
    Bell: Veo que cogiste bien el sentido de mi post. Gracias
    Lola: Gracias por resumir tambien lo que queria decir con esta entrada. A veces me lio yo mismo y doy pie a interpretaciones que no son lo que yo queria exrpesar. En estas cuatro líneas tuyas, resumes o que queria decir.
    Luxin: Con captar el mensaje no es poco.no suelo ser muy claro en mis argumentaciones.
    Thiago: por supuesto que comprendo tus argumentos. Tal vez el querer no hacer un post demasiado largo o el no saber explicarme bien da pie a que se capte un mensaje distinto al que no queria lanzar. No digo que tener una opinon sea malo, es lo correcto de hecho. Solo pretendia decir que cuestionarse las cosas y escuchar y hacer nuestras opiniones ajenas, sin cerrarnos a posturas distintas, enriquece nuestros ideales.
    Alex:Pues no sé Alex, muy bien que quieres decir con esto. Yo creo que ni siquiera yo hago lo que digo en este post, tal vez tambien este anclado a unas ideas. No espero tampoco que la gente cambie. Que cada uno sea como quiera. Es que no pillo bien que quieres decir, lo siento.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo que pienso es que andar relativizando las cosas, aunque apasionante y muy enriquecedor es un ejercicio que exige mucho y que no todo el mundo está dispuesto a hacer.
    Lo veo como pura supervivencia, yo soy X y pienso X y déjame de ies griegas, una vez asumida esta postura desempeñarse en el día a día es más sencillo, la atención se centra y si la convicción es profunda ni siquiera se sufre mucho por lo que te estás perdiendo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...